Girona

Girona

12 Inmuebles en Girona

Ordenar por

Espectacular villa moderna de diseño en las...

Girona

    • 300 m2
    • 3.000 m2
    • 6
  • 1.750.000

Modernidad y tradición en un espacio de...

Girona

    • 224 m2
    • 450 m2
    • 4
  • 1.100.000

Casa en la Costa Brava en un diseño moderno

Girona

    • 279,80 m2
    • 3
  • 710.000

Golf PGA Girona - El marco perfecto para un...

Girona

    • 604,50 m2
    • 1.114,98 m2
    • 4
  • 2.800.000

PGA Golf - Terrace Villas La Selva

Girona

    • 157,30 m2
    • 100 m2
    • 3
  • 750.000

Terreno en Girona Montjuïc

Girona

    • 535,18 m2
  • 101.500

Design - Villa PGA Catalunya Golf Girona

Girona

    • 250 m2
    • 1.090 m2
    • 3
  • 1.200.000

Costa Brava - Casas modernas en un gran diseño

Girona

    • 293 m2
    • 537 m2
    • 4
  • 1.050.000

Villa moderna en uno de los Top 100 Campos de...

Girona

    • 404 m2
    • 2.000 m2
    • 4
  • 2.500.000

Solar en Girona - Montjuïc

Girona

    • 996 m2
  • 530.000

Masia cerca de Girona

Girona

    • 518 m2
    • 444.163 m2
    • 5
  • 850.000

Información sobre Girona

La catedral de Gerona, una obra de arte gótica, deja maravillado a cualquiera desde lejos. Pero Gerona tiene mucho más que ofrecer además de los 23 metros de la nave gótica más ancha jamás construida. Justo en la entrada del casco histórico, al inicio de la calle Calderers donde en tiempo remoto había un portal de la ciudad, vemos una columna con una leona: “La Lleona”. Al lado, escalones de metal. Antiguamente, la leona estaba en la fachada de un hostal, junto al portal. Cuentan que todo aquel que tuviera intención de volver a la ciudad, tenía que subir la columna y besar la leona. Hoy en día, se expone una copia del animal original del siglo XII que descansa en el Museo de Arte. Los escalones facilitan el beso a la leona. Hay un dicho que reza así: “No se puede ser un buen ciudadano gerundense si haber besado el culo de la leona. “ Continuamos por el callejón hasta llegar a la entrada del Museo y Archivo de Historia de la Ciudad. La escalera a mano derecha era el emplazamiento de la antigua cisterna de la ciudad. En la pared aún queda reflejado el nivel del agua. A continuación, subimos las escaleras de la catedral. Ya ha terminado la misa de las doce y nos sentimos envueltos por los sonidos del órgano y el incienso por toda la nave. Eso sí: está prohibido hacer fotos. Dalí estaba fascinado por la pintura de San Narcís y las moscas. Josep nos explica que la leyenda cuenta que cuando los franceses en 1286 cercaron y saquearon la ciudad, le cortaron el brazo a San Narcís – obispo y patrón de Gerona. De repente, empezaron a salir moscas gigantes y mataron a los soldados franceses y a sus caballos. Lo mismo sucedió en 1653 y en 1684. De allí la fascinación de Dalí por las moscas.  Al lado del portal de la catedral hay un busto esculpido en piedra que parece Dalí, pero sin embargo este rostro tiene 100 años más que el gran genio. ¿Conocería Dalí su fiel retrato?  Otro detalle de la catedral está en el portal lateral. Faltan los doce apóstoles desde la invasión de los franceses. En su lugar, ahora hay “monstruos”. En un pilar de la catedral vemos una gárgola con forma de mujer. Cuenta la leyenda que una bruja arrojó tantas piedras durante el paso de una procesión que al final se petrificó ella misma en la pared de la catedral. También hay una canción popular que canta “tiras piedras y piedras tirarás, por lo que en piedra te convertirás”.  Seguimos unos pasos más y ya entramos en el barrio judío. El “Call de Gerona” es el barrio judío mejor conservado de todo Cataluña y uno de los más significativos de España. Los callejones Cúndaro y Sant Llorenç, por la calle Força,  son los más estrechos y empinados del barrio. La comunidad judía de Gerona, con 300 habitantes, era, después de la de Barcelona, la más numerosa de toda Cataluña, hasta que en 1492 todos los judíos fueron expulsados del territorio español. 

Seguimos deambulando hacia la calle dels Ciutadans, zona en la que estaba instalada la antigua burguesía y donde actualmente aún podemos ver grandes mansiones señoriales, como la Fontana d’Or, sede del Centre Cultural de Caixa de Gerona.  La calle desemboca justo antes del ayuntamiento. En el patio del ayuntamiento se asoma una cabeza muy particular que corona el portal de la sala de plenos. El personaje se muerde la lengua, recordándole a todos los del consejo que mantengan siempre la máxima discreción. Y de su cabeza crece un árbol que simboliza el conocimiento.  La Rambla de la Llibertat es un bulevar para pasear e ir de compras.  Entre la Rambla y la calle dels Ciutadans se encuentra la plaza más pequeña de la ciudad: la plaza del Raïm.  Hay varios legados del notable arquitecto modernista Rafael Masó, como los edificios de viviendas Masó, Ensesa, Batlle y Colomer, la fábrica de harina Teixidor i la Casa de la Punxa en la avenida de Santa Eugenia. A lo largo de las murallas, en el paseo que construyeron en 1985, hay unas vistas magníficas sobre los tejados del centro histórico, la universidad y las iglesias de Gerona. No hay que olvidar que gracias a los numerosos estudiantes, Gerona es en la actualidad un centro vivo en el interior de la Costa Brava. La ciudad es un ejemplo excelente del equilibrio entre lo nuevo y lo antiguo, la tradición y la modernidad, el nacionalismo y la internacionalidad.