Arte, Museo
Leave a comment

Surrealisme Dalí

Museo Dalí en Figueres.

En 1969, Salvador Dalí se enamoró de la romántica ruina del castillo Púbol en La Pera y la compró para convertirla en un palacio surrealista que regalaría a su musa Gala. Quería que el edificio conservase su encanto mórbido y el jardín, al cual añadió una serie de creaturas fantásticas y rincones misteriosos, su caracter salvaje. También diseñó él mismos los interiores, que sorprenden con trucos arquitectónicos, texturas barocas y un simbolismo romántico. En la actualidad, la propiedad surrealista está abierto al público.

Casa Dalí en Portlligat.

Desde el 12 de marzo, la Fundación Salvador Dalí expone ahí una serie de dibujos de Dalí que datan de los años 30. Las 38 obras son ilustraciones para un libro titulado Les Chants de Maldoror, escrito por el Comte de Lautréamont en el siglo XIX. El libro rompió con todas las convenciones literarias de la época e inspiró a muchos artistas del surrealismo, entre ellos, al mismo Dalí.

Museo Dalí en Figueres.

De una fantasía y una creatividad desbordantes, los dibujos no sólo son testimonios de un gran talento artístico, sino también de un estilo muy propio y ya muy sofisticado.A la fascinación por el estilo daliniano se añade el interés que tienen las ilustraciones por sus relaciones con otras obras de arte, como ahora L’Angelus de Millet, que obsesionaba mucho a Dalí en esta época. La exposición se puede visitar hasta finales de este año.

El jardin de la casa Dalí

Hannah Schraven
Hannah Schraven

Latest posts by Hannah Schraven (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *