Excursion
Leave a comment

Pesca en la Costa Brava

Temprana hora de la mañana en un barco pesquero

El pescador, el mar y nosotros

Los pescadores de la Costa Brava tienen una profesión difícil: casi todos los días, por mal tiempo que haga, los barcos de pesca salen al mar. Por la tarde, tiene lugar la subasta de la pesca. Hay días que se pesca muy poco – otros días las redes están llenas de peces. No funciona sin un poco de suerte. Si se pasa un par de horas con los pescadores se puede aprender mucho sobre la dureza de su vida. ¡Y para pasar tiempo con ellos hay que levantarse temprano!

Agua azul oscura en el puerto de Roses

El puerto pesquero de Roses en la madrugada

Roses, a las seis de la mañana. Todavía es noche cerrada. El mar está en calma. Si no fuera así, los pescadores no nos llevarían. Una excursión con los pescadores no puede ser sino muy espontánea. Sólo la noche anterior nos pueden decir si el tiempo permite llevarnos. Pero a nosotros nos gusta ser espontáneos y estamos preparados para la aventura marina en cualquier momento. Este agosto finalmente hemos recibido una invitación a experimentar la pesca a primera mano.

Barco pesquero en el puerto de Roses

Con el barco pesquero pequeño llamado Pescatron nos hacemos a la mar

Nuestro capitán, profesor y guía se llama Joan Piris

El pescador de Sant Pere Pescador nos espera con su pequeño barco de pesca en el puerto de Roses. Joan tomó la profesión de sus antepasados hace sólo unos años y compró un pequeño barco de pesca. Se puede trabajar como pescador independiente sólo si se hereda o compra una licencia de pesca. Las plazas son limitadas y difíciles de obtener. La vida de un pescador puede parecer muy libre, pero también es una lucha constante por la supervivencia. A pesar de los mitos de aventura, libertad y fuerza, hay que pagar las tasas mensuales para el barco al banco y la familia tiene que vivir de la renta durante todo el año. El gasóleo es caro y el mar caprichoso, el trabajo es duro y, cuando está en el mar, el pescador está completamente solo en el universo, solo con las tormentas, el sol y las olas.

Pescador timonea el barco pesquero

El pescador Joan Piris en su barco pesquero

Nos encomendamos a Joan Piris, su barco y el universo por unas horas. Poco a poco el sol se levanta fuera del agua y se rompe a través de las nubes y la niebla de la mañana. Sólo para este espectáculo ya ha valido la pena levantarse temprano. Viento en el pelo, libertad en el corazón y un panorama romántico ante los ojos – ¡sentimientos de felicidad y adrenalina pura!

El sol está saliendo de la bahía de Roses

Desde el barco pesquero podemos admirar una salida del sol maravillosa

El trabajo duro de un pescador

Mientras sale el sol, hay un poco de tiempo para charlar. Pero cuando llegamos a la primera boya, donde Joan puso las cuerdas la noche anterior, se requiere concentración para el duro trabajo a mano. Sacar los peces y mariscos del agua requiere mucha fuerza. Joan Piris utiliza el método tradicional de la pesca con palangre. El “peix de palangre” (pez de palangre) se considera especialmente delicioso y es muy buscado en los restaurantes de la región. Joan se ha especializado en la dorada. Hoy ha captado un ejemplar particularmente grande, pero, desafortunadamente, parece que este monstruo haya asustado a sus congéneres. En total, las capturas nos parecen decepcionantes.

El pescador ha pescado una dorada grande

La pesca más grande del día – una dorada magnífica

Ya que a menudo es así, hay más y más pescadores que a veces llevan turistas en sus barcos de pesca para ganar un poco de dinero extra y asegurar la supervivencia de su profesión. Joan Piris es uno de ellos, así que cuando hace buen tiempo se puede acompañarlo en sus mañanas en el Mediterráneo.

Ayudamos el pescador en su trabajo

Nos alegramos sobre nuestro primer pez en la red

Escoltado por los gritos de las gaviotas: Krah! Kraaah! – casi como en Los pájaros de Alfred Hitchcock – terminamos al mediodía de nuevo en el puerto de Roses. Nos habría gustado llevar el pescado fresco a casa, pero, de acuerdo con las regulaciones, todas las capturas van a la subasta. La aventura ha hecho hambre y es el momento para un desayuno abundante en la playa – sin peces!

Pez en la red

El pescador Joan Piris en su trabajo

Vive una jornada de pesca en primera persona!

1. Conocer la vida y el arte de los pescadores de Roses:
Embarcaros todo el día en una barca de arrastre, de 7h a 18h. Viviréis la realidad de l día a día del pescador, compartiendo la comida-rancho típico de los pescadores.

2. Embarcaros una mañana en una barca de pequeñas dimensiones, de 6h a 13h. Compartiréis de manera muy diracta y personal la experiencia diaria del pescador que practica artes menores, recorriendo la costa.

3. Acercaros a una barca de pesca artesanal, en una lancha, para observar in situ cómo de trabaja, de 7h a 11h.

Información y reservas:
650 27 24 27 / info@enroses.com,
Por persona de 140 euros. Excursión al 30 de septiembre posible.

Paseo en barco pesquero a lo largo de la costa

Vistas a los inmuebles de Roses

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.