Arte, Eventos, Museo
Leave a comment

“Noche En el Museo” – Dalí Para Tocar

Estar en el museo por la noche una vez en la vida – desde el éxito de taquilla “Noche en el Museo“ sabemos que a esta hora las cosas son diferentes, que se puede vivir aventuras inesperadas en algunos lugares y que algunas obras expuestas se despiertan a la vida. En nombre de Hollywood, Ben Stiller tiene que luchar contra el caos en los exposiciones después de la puesta del sol. Salvador Dalí, uno de los pintores surrealistas más importantes del siglo XX, debe atraernos a su ciudad natal Figueres y darnos una cena interesante, así como una noche impresionante en el Museo Dalí.

La noche comenzó en el restaurante Coordenades con su cena surrealista: En primer lugar, cava y agua fue servido, acompañadas por tapas especiales que saben diferente que se ven – claro que son surrealistas. El menu comenzó con sandía mojada en gin, magdalenas de olivas y algo para picar de palomitas. Eso es como la noche continuó: una sopa de cebolla gelatinizada en forma del famoso huevo de Dalí con espuma de patatas fue servido después.

sopa-ceba-cena-surrealista

Pescado “alado“ con almendras para segundo plato y vino que queda bien a toda la comida. Para terminar, mousse au chocolat, chocolate partido, crocante y un lago de zumo de naranja decorado con relojes derretidos – el tiempo pasando volando hecho de gelatina.
El lema fue: Saber, ver, sorprenderse y estar lleno de asombro. La conclusión sacada de ese menu fue: La conexión entre componentes que normalmente no son asociados juntos, pueden dar encanto a la comida y además pueden ser muy ricos.

Mousse-au-Chocolat-Postre-Cena

La noche siguió con una visita al museo Dalí a las 11 de la noche. El pintor había dado forma a su museo por su mismo. El evento “Dalí por la Noche“ se puede visitar por todo el Agosto desde las 11 hasta la 1 de la noche. La última entrada es a las 23.30 de la tarde y es mejor reservar las entradas antes en el internet.

Desde el vestíbulo se llega a una sala muy grande con una cúpula de vidrio que ya se puede ver afuera del museo. Se podía ver el cielo de noche con sus estrellas que brillaban y muchas visitantes estaban parados para ver arriba reverentemente.

Dali-Copula-Museo

Sobre una vuelta se llega a muchas mas salas que contienen diferentes obras de artes hecho por Dalí: algunas contienen lienzos óleos, otras figuras o pinturas murales. Detrás de un cortina exploramos la última morada del pintor, a la que se habían llevarlo después de su muerte.
Escaleras arriba, nos recibieron un sofá formado como la boca, una estantería que adivinó una nariz y dos cuadros en los que se podía ver dos ojos. La cola para ver por prismáticos para ver el encuadre que enseña la cara.

Dali-Cara-Museo-Figueres

Pasando retratos de Dalí, pinturas murales y figuras, llegábamos a una de las terrazas interiores donde había una película sobre Dalí, su vida como pintor y la construcción del museo en el anterior teatro. Recibimos una cava y nos quedábamos un poco en la terraza para relajar y disfrutar la noche. Después de que nos refrescamos, nos dedicamos a la colección “Dalí joies“ hecho al diseño del surrealista. Brillaba como Mil y una Noche: Broches de oro con una madona en el centro, o de la forma de una boca llena de bling-bling o un ojo cuyo iris refleja el paso del tiempo. Como os gustaría tenerlos …

Dali-joie-Joyeria

Un poco jadeante por la cantidad de las obras pero impresionado de la amplitud de la creatividad de Dalí salimos afuera a la calle que era llena de gente que venimos por l’Acústica – una oferta de cultura de otra dimensión.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *