Eventos
Leave a comment

La pasión de Cristo – Sant Climent Sescebes

«La Passió”

Amor. Sacrificio. Perdón. Esperanza. 2004 se estrenó «La pasión de Cristi”, del director Mel Gibson, que asustó a los espectadores con escenas violentas y sangrientes. Menos brutal – casi de manera sentimental – se representa la misma historia, bajo el nombre de «La Passió”, en Sant Climent Sescebes.

Los habitantes de este pequeño pueblo ampurdanés establecieron la tradición hace 30 años y desde entonces cada año dan vida a la venerable historia bíblica de entrada en Jerusalén, última cena, traición, condenación, crucifixión y resurrección. El espectáculo tiene lugar detrás del pueblo (dirección Figueres), en plena naturaleza mediterránea, entre las rocas típicas de la región, olivos y alcornoques.
El acto empieza con un pequeño retraso. Los altavoces hacen sonar música de Johann Sebastian Bach y Andrew Lloyd Webber. 100 actores en el escenario y 60 técnicos al fondo son los responsables de convertir las horas siguientes en algo especial – y lo convierten en algo fantástico. Cuadros históricos
monumentales nos parecen las escenas del Antiguo Testamento, de manera espectacular se aprovechan los efectos de música y luz, la alternación de imágenes fijas y acción. Se discute, se ama, se solloza, se llora, se banquetea, se grita y se disputa. La plebe se burla, Judas traiciona, Jesús reparte pan y vino, desfilan soldados romanos, el sacerdote impone el castigo, María se arrodilla en la arena, Jesús muere en la cruz.

El espectáculo de Pascua

Sant Climent Secebes JesusDe repente: una tormenta, trueno y relámpagos – afortunademente sólo en el escenario. Poncio Pilato se asusta, los soldados huyen y el templo tiembla bajo la ira del cielo. El hijo de Dios se levanta de la tumba. ¡Un milagro! Jesús ha liberado la humanidad de sus pecados y ha dado nueva esperanza a los espectadores. El escenario se ilumina y celebramos la resurrección.
El espectáculo de Pascua en Sant Climent Sescebes – a distinción de la película de Gibson – no necesita sangre artificial ni efectos especiales. En realidad, ¿para qué celebrar violencia y sus consecuencias terribles, si el sentido de la historia religiosa es el contrario? Aquí notamos la sensibilidad necesaria para guiar las emociones del público en sen­tido positivo y la ilusión de los habitantes por compartir año tras año una hora y media con los vecinos y los turistas de todo el mundo. Esa hora y media tan especial y significativa que dura el espectáculo. Los visitantes lo agradecen con un largo aplauso.
Además, el mismo domingo en Sant Climent Sescebes se puede gozar de un mercado judío, en el cual se ofrecen tanto productos de artesanía como para comer y beber.
¡Felices pascuas!

Consejo: Piensen en llevarse una manta y
un cojín, ya que las noches en abril todavía pueden ser bastante frías.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.