Arte, Culinaria
Leave a comment

La cocina como creación artística para deleite de los sentidos..

Chocolate...

El mejor restaurante del mundo todavía se encuentra en España: En el ranking de los 50 mejores restaurantes del planeta, seleccionados por la prestigiosa revista «Restaurant Magazine» (Londres), este año el «El Celler de Can Roca» en Girona fue seleccionado al primer puesto. El restaurante, ya premiado con tres estrellas Michelin, fue inaugurado en 1986 por Joan y Josep Roca como restaurante típico catalán, cerca del bar de sus padres. Ahora son tres hermanos – Joan (chef), Josep (sumiller) y Jordi (pastelería) – que lo dirigen juntos y que lo han hecho famoso por la inteligente combinación de cocina catalana tradicional y vanguardia, técnicas innovadoras y servicio apasionado. Desde 2011, el restaurante de los hermanos Roca había ocupado el segundo puesto en el ranking mundial.

Arte culinario.

La cocina como creación artística para deleite de los sentidos – Así se concibe la gastronomía en España. Una oferta culinaria de cinco estrellas por sabor, presentación, aroma, texturas, color… Las recetas de restauradores como Adrià, Arzak, Berasategui, Ruscalleda, Santamaría, Subijana o Roca han situado a España en la cúspide de la alta cocina internacional.Los nuevos restauradores españoles son artistas en los fogones y así lo demuestra su enorme reconocimiento internacional.Las obras de estos nuevos artistas de la cocina se caracterizan por su originalidad e innovación, que combinan la tradicional cocina mediterránea con creativas propuestas. La importancia de la nueva cocina en la cultura de España es tal, que el cocinero José Andrés fue condecorado en 2010 con la Orden de las Artes y las Letras de España.

Reconocimiento internacional – Son muchos los restaurantes de España distinguidos por su calidad y creatividad. De este modo, a lo largo de todo el país se reparten alrededor de 150 establecimientos con estrellas Michelín. Destacan siete con la máxima distinción, uno en la Comunidad Valenciana, dos en Cataluña y cuatro en el País Vasco.En Cataluña, se puede disfrutar de los restaurantes “Celler Can Roca” y “Sant Pau”, en la provincia de Girona. En el primero, situado en la ciudad de Girona, los hermanos Roca apuestan por la creatividad culinaria para transmitir emociones. Por su parte, Carme Ruscalleda ofrece una moderna reinterpretación de la gastronomía tradicional de Cataluña en el restaurante “Sant Pau”, con vistas al mar y situado en Sant Pol de Mar. Otros muchos restaurantes han llamado ya la atención a nivel internacional. Algunos de ellos son “Enoteca”, “Moments”, “Lasarte” y “Àbac”, en Barcelona; Can Fabes, en Sant Celoni (provincia de Barcelona), “Les Cols”, en Olot, y “Miramar”, en Llança (provincia Girona).

El restaurante El Bulli.

El Bulli del futuro – Ferrán Adrià ha sido durante muchos años el principal estandarte de la alta cocina de España y su restaurante, “El Bulli”, ha sido considerado por muchos como el mejor del mundo. Sin embargo, en julio de 2011 echó su cierre definitivo para emprender un nuevo proyecto de gran envergadura: “El Bulli Foundation”. El objetivo es crear un centro para la creatividad gastronómica con la intención de originar nuevas ideas en la cocina y compartirlas a nivel internacional.

En la Costa Brava y sus interiores aún queda mucho para descubrir: tapas, anchoas y Cava – esto es sólo una pequeña selección de la diversidad culinaria que parece no tener límites en el noreste de España. En los pequeños pueblos de pescadores se ofrecen delicias frescas del mar, en las idílicas regiones montañosas se encuentran estofados hechos con productos mediterráneos, y entre mar y montaña se producen vinos y cavas de primera calidad.La boda de «mar i muntanya» es lo que los catalanes especialmente celebran en sus platos: con pollo con gambas, por ejemplo, o la variedad catalana de la paella con una mezcla de carne y mariscos. También gustan los platos que son dulce y picante a la vez, como carne de cerdo con melocotón.

Quieres champús?

Si los catalanes ya en casa cocinan de manera tan espectacular, tanto más deben sorprender los chefs de hoteles y restaurantes. De hecho, muchos de ellos saben combinar tradición y modernidad y ofrecen a sus clientes creaciones propias y menús innovadores bajo el lema de la «cocina de autor».  Lo que crean es tan variado como excepcional. Se sirven desde tapas sencillas hasta nuevas variedades de «mar i muntanya», y no hay que terminar con la cocina molecular tan refinada y extravagante de un Ferran Adrià.También la Guía Michelin debía reconocer la audacia de los cocineros jóvenes y la excelencia de los más experimentados en la Costa Brava. Durante los últimos años, ha distinguido un gran número de restaurantes con una o más estrellas.

Tanto Joan Roca en Girona, al que el año 2009 concedieron la tercera estrella Michelin, como muchos otros chefs en los interiores y la costa crean platos maravillosos a partir de productos frescos de la región. Todo esto sin caer en la trampa del localismo – los mejores platos locales se combinan con sabores exóticos en la cocina de fusión. Se juega con las tradiciones, se aprovecha la relación con el mundo oriental  y se reinventan los clásicos del Mediterráneo con nuevos acentos, ideas e inspiraciones.  En Cataluña, cocinar se considera un arte, y esto no sólo desde que Ferran Adrià asistió a la Documenta. El primer libro de cocina en una lengua románica fue escrito en catalán: «El Llibre de Sent Sovi». Se publicó en el siglo XIV y al menos desde entonces la cocina forma parte de la cultura catalana.

segundo

No se sorprenda si un menú incluye un filete o gambas flambeados con chocolate. Se lo debemos al maestro surrealista Salvador Dalí, cuya pasión por la comida buena y abundante ha llegado a ser proverbial. Ya a los seis años quería ser «cocinera». Al artista brillante, con un estilo marcadamente personal, y genio del marketing, le encantaba el placer sensual de comer: «Todo lo que es comestible me exalta…» y «Se puede no comer, pero no se puede comer mal.» Uno de sus platos favoritos precisamente eran las gambas con chocolate.

A los gourmets, la Costa Brava no sólo les gustará porque los restaurantes de categoría con chefs famosos y un servicio extraordinario tienen precios bastante accesibles, sino también porque hay muchos restaurantes rurales que ofrecen verdaderas delicias a precios aún más económicos. También los vinos regionales, a pesar de su calidad indiscutible, aún son muy baratos en comparación con los competidores internacionales. En muchos restaurantes y hoteles se ofrece, de lunes a viernes, un menú de día con tres platos, agua y vino incluidos, a precios entre 9 y 19 euros. Los fines de semana y por las tardes hay que pagar un poco más y los menús muchas veces no incluyen las bebidas. Después de la cena, hay un sinnúmero de bares y chiringuitos para festejar toda la noche. Al fin y al cabo, ¡estamos en verano!

Cocktail time!

Viajes culinarios, de deporte o de cultura están de moda. La Costa Brava tiene mucho que ofrecer – también en lo que se refiere al alojamiento: hoteles rurales en antiguas masias cuidadosamente restauradas, de tres o cuatro estrellas y con zonas de Spa y bienestar, invitan a pasar unos días de tranquilidad en los interiores de la costa. Grandes hoteles de lujo en la costa, en cambio, ofrecen un servicio internacional y vistas maravillosas al mar. Pequeños hostales de dirección familiar convencen con un servicio muy personal y sugerencias fantásticas para excursiones. Además, en la Costa Brava nunca estará lejos de un campo de golf bien cuidado.

Mas información: Costa Live International Magazine

 

Hannah Schraven

Latest posts by Hannah Schraven (see all)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.