Costa Brava, Excursion
comment 1

De Calella de Palafrugell a Tamariu – excursión

Blancas flores con el mar al fondo

Hacer senderismo es divertido. Esto ya sabía Franz Schubert, compositor de la antigua canción popular alemana que trata de un molinero y el “senderismo“, o sea el movimiento, de los molinos de agua. Un día por la mañana, nosotras también tenemos ganas de descubrir la Costa Brava de pie. El camí de ronda nos lleva a lo largo de la “costa salvaje“, pasando pintorescos pueblos de pescadores y bahías bonitas con arena fina dorada, a Tamariu.

¡Qué jaleo!

Empezamos nuestra excursión en Calella de Palafrugell, un pueblo pequeño pesquero. Antes de comenzar, comemos unos bocadillos y tomamos un café con leche en una cafetería en la calle. Ahora, ¡vamos! La ruta del camino nos lleva por los arcos grandes de la plaza Port Bo y por delante de la playa de Canadell. Es domingo mediodía, la hora de almorzar, y los restaurantes están llenos con turistas y habitantes. También en la playa todo está ocupado. Sacamos rápidamente unas fotos y dejamos todo este jaleo detrás, ¡por fin!

Flor rosa con el mar al fondo

El margen de nuestro camino está flanqueado por flores de todos los colores.

El faro más eficiente

Rodeado la lengua de tierra debajo de una atalaya antigua, llegamos en menos de nada a Llafranc. Después de una pausa pequeña para beber y unas fotos, continuamos. Del puerto subimos unas escaleras y nos serpenteamos en una calle, pasando villas lujosas, hacia arriba al faro de Sant Sebastiá. Este faro es el más eficiente de España con un alcance de 100 km. Aquí está también un restaurante con unas vistas preciosas al pueblo de Llafranc y el acantilado alrededor. El camino nos lleva alrededor del faro y pasa una atalaya del siglo XV. Aquí relajamos un poco del ascenso con calor del mediodía y nos fortalecemos con bocadillos.

Agua turquesa

El camino de vez en cuando nos sorpresa con vistas al mar preciosas.

Agua colorida

Fortalecidas, seguimos la ruta, que va por bosques y prados, pasando terrenos privados aislados hasta bajar a la Cala Pedrosa. En esta bahía solitaria se encuentra una casita pequeña de pescadores donde se puede merendar. Fascinadas del juego de las olas coloridas – azul oscuro, turquesa, verde claro – descansamos un ratito en una roca grande. Gente viene y gente se va… Aquí no encontramos paz. Metemos las botellas de agua, salimos de la cala y caminamos por arriba. Poco después, disfrutamos del aroma de un bosque fresquito de pinos. De vez en cuando brilla el mar entre los árboles. Curiosas por lo que nos espera después del bosque, continuamos la etapa final a lo largo de la costa y pasamos bahías pequeñas con rocas y agua turquesa.

Paraíso

Nos quedamos sin palabras cuando vemos el color verde turquesa del mar en la Cala Pedrosa.

Llegada a Tamariu

Más o menos 45 minutos después, llegamos a la playa de Tamariu. Agua azul cristalino y arena roja-dorada nos esperan. Nos quitamos los zapatos y escalamos por unas rocas, que separen el camino de la playa. La arena da un masaje a nuestros pies cansados y el agua de mar refresca bien, ¡qué maravilla! Cansadas, nos reposamos en un banco en el paseo marítimo. En el pueblo pequeño costero hay mucho jaleo. Sangría, cerveza y vino blanco están en las mesas de los restaurantes. Excursionistas, turistas, lugareños y bañistas se encuentran aquí. Antes de volver, comemos un helado rico. Sobre nosotras, están las gaviotas haciendo círculos en el cielo. Una brisa fresquita viene del mar, ¡hermoso! El sol baja poco a poco y nosotras tenemos que volver.

Llegando a Tamariu

Sólo unas roca más y, por fin, podemos refrescarnos en el agua fresquita en Tamariu

Información de la ruta:

Ruta: Calella – Llafranc – Far de Sant Sebastiá – Cala Pedrosa – Tamariu
Tiempo de caminar: en total más o menos 2 horas y media
¡No olvides crema solar y bebida!

1 Comment

  1. Pingback: El paraíso de bahías - Calella de Palafrugell - Selected Property Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *