Arte, Costa Brava, La gente de la Costa Brava, Museo, Salvador Dalí
Leave a comment

Un día en la vida de Dalí – exposición

Dalí con una barca llamado Gala

Exposición en el Castillo Gala Dalí de Púbol

Mediante esta exposición temporal en el Castillo Gala Dalí de Púbol, los visitantes tienen la oportunidad de ver Dalí en privado, el trabajo en su estudio y la vida con su esposa Gala. La exposición dura desde el 15 de marzo hasta el 7 de enero de 2018 y muestra fotografías de los dos, hechas por Ricardo Sans, un fotógrafo español.

Fotografías de Dalí

Estamos muy interesados en ver Dalí y Gala en privado.

La herencia de Ricardo Sans

La Fundación Gala-Salvador Dalí compró 900 fotografías de la herencia de la familia Ricardo Sans. Sans y Dalí se encontraron en 1949 por amigos comunes. En este encuentro, Sans realizó el primer reportaje al pintor. Desde 1949 hasta 1956, el fotógrafo documentaba la vida de Dalí y su esposa Gala. La exposición está dividido en cuatro secciones:
retratos de Salvador Dalí (1949-1956), retratos de Gala (1951-1953), retratos de Salvador Dalí y Gala (1951-1954) y la vida diaria en su casa en Portlligat (1950-19569). Expuestos en grandes marcos, las fotografías son como un álbum de la familia Dalí que se puede “hojear“ como visitante.

Dalí y su esposa

Dalí con su media naranja Gala en su casa en Portlligat.

Dalí privado

Las fotos dejan formarse una idea de la vida privada de los Dalí y hacen posible conocer al artista mejor. Unas fotos le muestran comiendo erizos de mar, otras pintando el Cristo de San Juan de la Cruz. En cambio, los retratos de Gala la muestran posando delante de la cámara, con una risa. Sobre todo, destacan dos fotografías doble expuestas. En la primera se ve Dalí con su media naranja en el patio de su casa. En la otra se puede ver Dalí escondiéndose en la chiminea, un estilo típico para los surrealistas, mostrando que Salvador Dalí sabía muy bien como llamar la atención.

El maestro Dalí en acción

Dalí pintando el Christo de San Juan de la Cruz.

Dalí como diseñador

Vale la pena visitar la exposición, también porque se puede ver el Castillo Gala Dalí al mismo tiempo. El edifico fue un regalo de Dalí a su gran amor Gala. Dalí mismo amuebló y diseñó el castillo sólo para su esposa. Una mesa de vidrio sirviendo como mirilla para observar a sus invitados o un radiador cubierto con una pintura del mismo son solamente unos ejemplos de la creatividad del maestro.

Grifo dorado

Un detalle muy único es el diseño del grifo en el baño de Gala.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *