Ciudad, Costa Brava, Eventos, La gente de la Costa Brava, Pueblos
Leave a comment

Carnaval en Roses 2017 – colorado, ruidoso, divertido

Rosa en Roses

Ritmos ardientes y disfraces ceñidos

Durante el carnaval en la Costa Brava hay mucha fiesta en la calle. Aquí la gente sabe muy bien como ir de fiesta. Igual adonde vas, a Roses, L’Escala, Empuriabrava, Platja d’Aro o a otros lugares a lo largo de la costa mediterránea, todo el mundo se disfruta de la música, bailando a ritmos tipo samba.

Bailando por toda la noche, sin parar

El tiempo tan agradable de la primavera es perfecto para una noche en la calle, llevando sólo disfraces ceñidos. Ritmos de salsa resuenan por los altavoces de los decorados carros festivos. En las calles reina el ambiente festivo.

Bailando en la calle

En Roses la gente sabe como hacer fiesta.

El beat retumba a alta mar

Caballeros dorados luchando, máscaras coloridas riendo hacia la gente. El beat resuena a alta mar. Los carros festivos se van de la Plaça Catalunya hasta la Plaça Frederic Rahola, con un aplauso estruendoso. Bailando, flirteando y cantando, hasta que las paredes están tambaleando.

Freixenet carro en Roses

Los hombres de Freixenet, disfrazado con trajes dorados, saben muy bien como celebrar.

La plaza delante del puerto está temblando

Este año, han estado 62 carros diferentes, cada uno decorado con mucha fantasía. La gente se ha disfrazado con trajes ostentosos. La alcaldesa dio las llaves de la ciudad al rey del carnaval. Durante estos días es él que manda. La fiesta termina el lunes de carnaval. Después de toda la fiesta, el rey devuelve las llaves a la alcaldesa.

Gente disfrazado como leones en Roses

Reina el ambiente festivo.

El entierro de la sardina

El fin de toda locura está cerca cuando los últimos disfrazados rondan por la ciudad el lunes de carnaval. En otras ciudades de España, este día será el miércoles de ceniza. El carnaval termina oficialmente con el entierro de la sardina.
Se enciende la sardina o, en algunos lugares, la llevan al mar y hay un espectáculo de fuego o fuegos artificiales.
Según la leyenda, hay que destruir algo para que algo nuevo pueda surgir.

Persona feliz, disfrazado como un dragón

Los últimos disfrazados, rondando por la ciudad.

Hay muchos intentos para explicar esta costumbre particular:

1. Se dice que la costumbre surgió en Madrid en la mitad del siglo XIX. El miércoles de ceniza empieza la Cuaresma. La gente de la ciudad fue al campo para enterrar algo simbólicamente. Como durante la Cuaresma no se consume carne, enterraron costillas de cerdo, la “cerdina“. Algún día, en el momento de divulgar, se produjo un error y así la “cerdina“ se convirtió en “sardina“.

2. En el siglo XIX, un grupo de estudiantes organizó una procesión de luto, guiado por una sardina, para celebrar el carnaval por última vez y también para comenzar la Cuaresma simbólicamente.

3. El miércoles de ceniza, el rey Carlos III de España (1716 – 1788) prohibió el consumo de carne. En vez de carne, la gente debería comer sardinas. Pero justo este día hizo más calor que normalmente hace en primavera y las sardinas se estropearon. Olió muy mal y la gente organizó un entierro para los peces apestosos. Esta procesión espontánea se convirtió en una fiesta y tradición.

4. Otras leyendas dicen que, con esta ofrenda simbólica, pidieron una pesca abundante.

Sin embargo, hoy en día no se sabe de donde viene la costumbre. Lo único que está seguro es, que aquí la termina el carnaval con mucho jaleo y el año que viene, todo empezará de nuevo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *