Cataluña, Costa Brava, Deporte, En general, Pueblos, Salvador Dalí
Leave a comment

Caminata en el paraíso: Cadaqués – Cap de Creus

Desde la residencia del artista más excéntrico de España hasta la parte más oriental de la península Ibérica.

Distancia: 14.6 km

Duración: aprox. 4 h

Grado de dificultad: medio

Punto de partida: Cadaqués

Costa Brava - Camí de ronda

La perla de la Costa Brava..

Nuestra ruta a pie empieza en el pueblo de pescadores más famoso de la región: en Cadaqués. El pequeño pueblo también es conocido como “La perla de la Costa Brava“ y quién ya ha visitado este lugar, entiende por qué. Las casas blancas como la nieve en combinación con el azul del mar Mediterráneo crean una imagen espectacular. Como no queremos perder demasiado tiempo, seguimos después de una mirada corta a Cadaqués.

Desvío corto a la Casa Dalí

Dalí - surrealista - arte - cadaqués

El arte de Dalí..

Una colina empinada conduce a la bahía Cala de Portlligat. Aquí, directamente sobre el agua, se encuentra la famosa casa de Dalí. El surrealista vivió y trabajó en esta casa maravillosa a partir del año 1948, por supuesto con su querida esposa Gala. Hoy decidimos admirar la Casa-Museu Salvador Dalí solo de fuera – ¡Aún nos quedan unos kilómetros!

Una caminata por la naturaleza de Cataluña

¡Aceitunas en todas partes!

La subida comienza directamente desde la playa y la ruta conduce a través de innumerables olivos. Poco a poco entiendo por qué el turismo de aceite de oliva está viviendo un auge en Cataluña.. Los árboles nos dan sombra en los primeros metros, luego seguimos entre pinos, cactáceas y otra vegetación mediterránea bajo el cielo azul.

Naturaleza en todas partes..

Mientras tanto sentimos el sol de octubre que aún es bastante fuerte. Con el mar a la derecha, recogemos más y más altitud y caminamos a lo largo de la costa rocosa. El camino conduce a través de la naturaleza catalana y nos ofrece vistas muy espectaculares.

 

¡Casi hemos llegado!

¡Pronto veo nuestro destino en la distancia! El faro en el punto más alto del Cap de Creus brilla de color blanco y nos da un último impulso de motivación. Con el objetivo en mente y la anticipación de una cerveza bien merecida, los últimos kilómetros son bastante sencillos. El sol brilla aún más fuerte y el mar se vuelve cada vez más tentador.

Un descanso bien merecido

La bahía de ensueño..

 

La bahía más hermosa de toda la ruta se encuentra antes de la última subida – ¡Qué coincidencia! Agua cristalina de color azul turquesa, rodeada de rocas escarpadas y el faro pintoresco en el fondo..

¡Incluso las gaviotas disfrutan del hermoso paisaje!

Por supuesto, aprovechamos la oportunidad y nos refrescamos en la playa. Después de haber tomado el sol por un tiempo, empezamos a subir los últimos metros.

Nuestra parada final: El faro

Una vez en la cima, somos recompensados con una vista panorámica incomparablemente hermosa. Rodeado de acantilados escarpados y el azul profundo del mar Mediterráneo, el faro blanco se eleva hacia el cielo.

Las rocas y el mar de color azul profundo

Justo al lado, el agradable restaurante que nos ofrece nuestra tan esperada cerveza helada. Con el sol en la cara, disfrutamos del descanso merecido.

Una vista magnífica…

¡Tengo que parar por última vez y disfrutar de la vista increíble!

¡Una vista cautivadora!

Luego, comenzamos el camino de regreso. Una vez de vuelta en Cadaqués, el cielo de color rosa claro nos saluda y un día lleno de bellas impresiones está llegando a su fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *